#CORTOMETRAJE ANTIMONUMENTO 68/18

A 50 años de la brutal represión militar al movimiento estudiantil el 2 de octubre de 1968 en Tlatelolco, México, el Colectivo Antimonumento 68 nos comparte el cortometraje Antimonumento 68/18 , realizado durante la marcha conmemorativa de la noche de Tlatelolco el pasado 2 de octubre, en 5 minutos y 36 muestra el acto político de la instalación del antimonumento 68, símbolo de resistencia de la memoria viva.

¡Ni perdón ni olvido! Las demandas del 68 siguen vigentes. Nuestra lucha no claudicará jamás hasta que haya verdad y justicia”, revira esta protesta social.

Corto: “Antimonumento 68/18”

Edición e idea original: Vicente G Arista

Diseño sonoro: VIGA

Tema: Psappha

Autor:Iannis Xenakis

Intérprete: Yng-Hsueh Chen (percusiones)

Anuncios

PARADOXA CML PRESENTE EN MÚLTIPLES REDES SOCIALES Y SITIOS WEB

portada

CONVOCATORIA #REVISTAPARADOXA 4a. ÉPOCA

CONVOCATORIA PARADOXA.svg

El consejo editorial de Paradoxa Centro de Medios Libres convoca a participar en las ediciones de la 4a. Época de #RevistaParadoxa, medio digital que desde el año 2012 difunde literatura, información, cultura, conocimiento y arte. Con miles de impresiones digitales y lectores en México, Estados Unidos, España, Chile, Colombia y Argentina.

La participación puede ser en las siguientes categorías:

1. Literatura: Ensayo, artículo, cuento, crónica, diálogo y poesía sobre tema libre. Con formato libre y sin extensión límite.

2. Opinión: Artículos que argumenten una crítica o una reflexión sobre tema libre. Con formato libre y sin extensión límite.

3. Periodismo: Artículos, crónicas, entrevistas, reportajes o registros fotográficos que documenten información sobre acontecimientos del mundo contemporáneo. Se aceptan audios y videos. Con formato libre y sin extensión límite.

4. Fotografía, ilustración y caricatura: Trabajos sobre tema libre en formato digital.

Las colaboraciones son sujetas de revisión y de ser publicadas se difunden bajo licencia libre copyleft (reconocimiento de autoría, no comercial y sin obras derivadas). La publicación será en formato de revista digital en línea con opción de descarga en formato pdf, autorizada para ser difundida libremente en la red e impresa por cualquier medio.

La vigencia de la convocatoria es permanente a partir del día de su publicación.

Contacto y envíos a través del correo electrónico: paradoxacentrodemedioslibres@gmail.com

SIN CONCLUIR SEXENIO, GOBIERNO DE PEÑA NIETO ALCANZA RÉCORD DE 48 PERIODISTAS ASESINADOS

no se mata la verdad

/ Redacción Paradoxa CML

A menos de dos meses que concluya el sexenio presidencial de Enrique Peña Nieto, el récord de periodistas asesinados en México ha sido alcanzado con 48 decesos, mismo número con el que el ex presidente Felipe Calderón despidió el sexenio 2006-2012 bajo el cual se inauguró una feroz ola de violencia con la fallida guerra contra el narcotráfico.

La documentación de agresiones y asesinatos a comunicadores que realizan organizaciones como Artículo 19 no concluyen y evidencian que el país sigue inmerso en un contexto de guerra no sólo entre cuerpos de seguridad y grupos delictivos, sino que la letalidad del conflicto también alcanza de manera fatal al trabajo periodístico.

Hace menos de una semana este medio informaba la cifra de 46 periodistas asesinados en México durante este sexenio 2012-2018, al día siguiente en Guerrero asesinaron a balazos al locutor Arturo Porcallo de Radio Guerrero, con este hecho la alarmante cifra ascendía a 47, pero para el día 3 de octubre el conteo fue nuevamente alterado con la agresión a balazos de Sergio Martínez, editor del periódico Enfoque con sede en Chiapas.

Los datos no mienten, ni el dolor de las familias de comunicadores asesinados, tampoco el luto y el riesgo bajo el que durante sexenios se ha ejercido el periodismo en México. A nivel internacional el territorio nacional destacó en el año 2017 como el país más mortífero para la prensa, superando a países que se encuentran bajo cruentas guerras como es el caso de Irak y Siria.

Lo que sucede en México es que la corrupción y la impunidad han desbordado toda garantía de seguridad para contar la verdad de lo que sucede día a día, por esto el trabajo periodístico o se somete a una autocensura para no correr riesgos o los afronta realizando su compromiso de informar, pese al ojo amenazante de servidores públicos y delincuentes.

Quienes reivindicamos la importancia de los medios libres queremos que esta perturbadora cifra de 48 periodistas asesinados durante el último sexenio termine aquí, preferimos por mucho decir que lo peor de este sexenio fue igualar el récord de asesinatos a periodistas del pasado sexenio, a tener que informar que fueron superados. Y como ninguna transición gubernamental garantiza de facto que cambiará este contexto de violencia, impunidad y censura a la información libre, es indispensable que comunicadores y comunicadoras de todo México extremen protocolos de seguridad, porque cuando se tiene en alta estima el valor de informar con libertad, callarse no es una opción.

Ante la violencia y la censura ¡Organización!

¡Vivan los Medios Libres!

Paradoxa Centro de Medios Libres

DEMOCRACIA SIMULADA: 46 PERIODISTAS ASESINADOS DURANTE EL ÚLTIMO SEXENIO 2012-2018

En los últimos 18 años han sido asesinados 119 periodistas en México, después de la guerra contra el narcotráfico promovida por el gobierno de Felipe Calderón los asesinatos se multiplicaron al doble, logrando durante su sexenio una cifra récord de 48 periodistas asesinados, a meses de concluir el sexenio de Enrique Peña Nieto el número de decesos de comunicadores asciende a 46.

 

¿PARA QUÉ SIRVE LA AUTORIDAD?*

/ Ricardo Flores Magón


authority.png

Aquel día Juanito y Luisita, los hijos de Rosa, no pudieron dejar la cama: la fiebre los devoraba. Rosa se retorcía los brazos de desesperación ante el dolor de aquellos pedazos de su carne. Hacía tres semanas que la habían despedido de la fábrica: hay sobra de brazos en el mercado del trabajo. En vano rascaba el fondo de los cajones y removía trebejos y cachivaches: ni un centavo en los primeros, nada de valor en los últimos. Y en la mesa no había un pedazo de pan ni una taza de café, y los niños, enrojecidos por la fiebre, agitaban sus bracitos fuera de las sábanas en solicitud de alimento. La puerta se abrió bruscamente, y unos individuos vestidos de negro, con legajos de papeles debajo del brazo, penetraron en la estancia sin ceremonia de ninguna clase: eran el notario y sus escribientes, y ayudantes que iban a cumplir los mandatos de la ley. Rosa no había pagado al burgués el alquiler del cuchitril, por estar en la miseria, y los representantes de la Autoridad iban a ponerla en medio de la calle…

¿Qué contestaría Rosa, si se le preguntase si la Autoridad es buena para los pobres?

***

En medio del trajín y de la confusión de la calle de los negocios, un burgués, de repente, agita los brazos y grita: ¡Ladrón! ¡Ladrón! De un ojal del chaleco oscila una cadena sin reloj. La gente se arremolina; los representantes de la Autoridad, bastón en mano, se abren paso entre la muchedumbre; pero ¿dónde está el ladrón? Todos los que se encuentran cerca del burgués están vestidos con elegancia. Pedro, después de buscar inútilmente trabajo toda la mañana, acierta a pasar por el lugar del robo, se acerca a la multitud tratando de inquirir el por qué de tanta excitación, y en esas diligencias estaba cuando siente que una mano vigorosa lo agarra del cuello, y una voz altanera le grita: “¡Acompáñame, ladrón!” Es un policía. ¿Pudiera decir Pedro que la Autoridad es buena para los pobres?

***

José se siente fatigado. Ha caminado todo el día dirigiéndose a la ciudad en busca de trabajo. Rendido, se sienta en la banca de un parque. Al poner en reposo sus miembros, se queda dormido. Una violenta sacudida lo despierta: es un representante de la Autoridad, que le reconviene por el “delito” de quedarse dormido. José presenta sus excusas lo mejor que puede, y el funcionario policiaco le ordena salir del parque. José camina, camina hasta que, rendido, se sienta a la orilla de la banqueta de una calle apartada, quedándose nuevamente dormido y sufriendo, por segunda vez, una sacudida con la que le da la bienvenida un representante de la Autoridad, quien le ordena ponerse en pie y marcharse. José explica su situación al polizonte: hace tres meses que no trabaja porque hay abundancia de esclavos y ha sido necesario para él caminar de lugar en lugar en busca de un burgués que lo explote. El representante de la Autoridad le dice que sólo los holgazanes no encuentran trabajo; le encadena las manos y lo conduce a la cárcel, donde se le pondrá a trabajar en beneficio de la Autoridad. Entretanto los viejos padres de José, y su familia, languidecen de hambre en el pueblo de donde salió.

¿Podrá decir José que la Autoridad es buena para los pobres?

***

Un tranvía le troza las dos piernas a Simón cuando éste se encaminaba al lugar del trabajo. Simón arregla con un abogado el pagarle tanto más cuanto si logra que la compañía le indemnice los perjuicios sufridos. La indemnización que debiera recibir Simón es crecida; pero los abogados de la compañía se ponen de acuerdo con el abogado de Simón y los polizontes que presenciaron el caso, para dejar a la víctima sin parte, y repartirse, entre ellos, el dinero. Simón y la familia de Simón tendrán que vivir de la mendicidad y de la prostitución, so pena de perecer.

¿Pensará Simón que la Autoridad es buena para los pobres?

***

La vida de la hacienda es insufrible para Lucas y su familia. El amo quiere robarle el afecto de su compañera; el hijo del amo quiere estuprar a su hija; los mayordomos son muy insolentes; el salario que se gana es de hambre. Lucas decide marcharse con su familia; pero hay que hacerlo a escondidas del amo, que, como es sabido, es señor de vidas y haciendas. Se efectúa la marcha; pero para caer entonces en las garras de la Autoridad, avisada por el amo de la “fuga” de los esclavos. Las mujeres son devueltas a la hacienda, donde quedan a merced de los apetitos del amo y del hijo del amo, mientras a Lucas se le envía al cuartel como hombre de “pésimos antecedentes”, según la declaración del amo.

¿Pudiera decir Lucas que la Autoridad es buena para los pobres?

***

Los caminos se han descompuesto con las lluvias torrenciales. Los burgueses necesitan que los caminos sean repuestos lo más pronto posible para que sus carros, sus automóviles, sus grandes atajos puedan transitar con facilidad. La Autoridad, entonces, echa mano de todos los varones de la clase trabajadora que hay en la comarca, y los obliga a trabajar en la reparación de puentes, en construir presas, en echar bordos, sin paga de ninguna clase, para que los burgueses puedan seguir haciendo negocio, mientras las familias proletarias se muerden los codos de hambre.

¿Podrán decir esos proletarios que la Autoridad es buena para los pobres?

Publicado en Regeneración 4a época, número 195, 11 de julio de 1914.

FRACKING Y EL DERECHO A LA SALUD*

/ FUNDAR

fracking

El uso de esta técnica del fracking o fractura hidráulica para la extracción de hidrocarburos no convencionales (gas, petróleo, etc.) supone amenazas muy serias para la salud y, por lo tanto, para el bienestar y la vida de la población y de las generaciones futuras. De hecho, en 2015 el estado de Nueva York en EEUU prohibió el uso de la fractura hidráulica en su territorio debido a los riesgos significativos que implica para la salud (New York State, 2015). En otros países y regiones del mundo, los gobiernos también han declarado prohibiciones o moratorias a esta práctica con base en el principio precautorio: Francia, Irlanda, Bulgaria, Alemania y Escocia, así como los estados de Nueva York y Maryland en EEUU, y la provincia de Entre Ríos en Argentina (Keep Tap Water Safe, 2017; y, Pérez et al., 2016).

Sin pretender ser exhaustivos, algunos de los riesgos e impactos más significativos para la salud, generados por el uso de esta técnica son: – Tóxicos asociados a la fractura hidráulica. Una problemática importante relacionada con los productos químicos utilizados en la fractura hidráulica es la negación de las empresas a divulgar su composición. Así, un estudio realizado por The Endocrine Disruption Exchange (TEDX, 2011) señalaba que la industria sólo hacía público el 14% de la composición de los productos usados en el fluido de fracturación. Sin embargo, un informe de la US House of Representatives (2011) permitió saber que, entre 2005 y 2009, las 14 empresas a las que se les preguntó por ésta usaron más de 2,500 productos que contenían 750 sustancias químicas diferentes y otros compuestos.

Por su parte, el TEDX (2011) analizó la composición de 980 productos usados en la producción de gas natural −compuestos por 649 sustancias químicas, de los cuales 47% están asociados a efectos negativos para el sistema endocrino (hormonal) y 43% a otros efectos adversos sobre la salud. Encontró que sólo 10% no tenían efectos negativos en la salud. Haciendo un cruce de las sustancias químicas presentes en estos productos con sus números CAS, los autores de dicha investigación encontraron 362 sustancias que pueden asociarse con efectos en la salud. Constataron así que 78% de estas sustancias están asociadas con efectos en la piel, los ojos y los órganos sensoriales; 55% con efectos en el cerebro y el sistema nervioso; 47% con daño al sistema endocrino; y 22% con cáncer, entre otros efectos.

Los tóxicos presentes en el fluido de fracturación no son, sin embargo, la única causa de efectos negativos sobre la salud. Una vez inyectado en el subsuelo, este fluido entra en contacto con otros compuestos químicos allí presentes, entre ellos hidrocarburos, metales pesados y elementos radioactivos. Al regresar a la superficie como parte del líquido de retorno o flowback del método de fractura hidráulica y ser mal manejados, o al entrar en contacto con fuentes de agua (D’Elia y Ochandio, 2014), conllevan nuevos riesgos para la salud de la población que entra en contacto con ellos, entre otros, quienes trabajan en esta industria y las comunidades locales. Asimismo, hay que considerar otros efectos para la salud, como los que se derivan de la contaminación atmosférica, lumínica y sonora que implica esta práctica, así como los riesgos asociados a la ocurrencia de sismos (Concerned Health Professionals de Nueva York y Physicians for Social Responsibility, 2015). La relación de la fractura hidráulica con estos efectos en la salud, que, además, son acumulativos, puede incidir en el desarrollo de padecimientos inmediatos y de enfermedades a mediano y largo plazo y afectar de manera diferenciada a la población infantil, mujeres y personas adultas mayores. Ésta es evidencia suficiente para aplicar el principio precautorio y no permitir una práctica que supone importantes riesgos para la salud.

– Impactos a la salud verificados por evidencia científica. Entre 1960 y 2017 se han llevado a cabo diez estudios originales que correlacionan la fractura hidráulica con exposición a ciertos tóxicos y efectos sobre la salud, principalmente en Estados Unidos. Con base en este cuerpo de evidencia se puede afirmar que esta técnica causa embarazos de alto riesgo, defectos congénitos del corazón y exacerbaciones del asma (Rojas, 2017). La constatación de estos impactos negativos es razón suficiente para no permitir el uso de esta práctica, con el fin de proteger el derecho a la salud de la población, conforme al principio de acción preventiva1.

Pese a toda la evidencia existente acerca de los riesgos e impactos del uso de la fractura hidráulica sobre la salud, la regulación creada en México no los contempla ni establece medida alguna para evitarlos. Como señala Rojas (2017), aunque los lineamientos sobre seguridad industrial, seguridad operativa y protección al medio ambiente indican que en los mecanismos de reducción de riesgos se debe priorizar la “integridad de las personas”, éste es un enfoque muy limitado. Nuestra preocupación incluye la integridad, pero considera también otras posibles afectaciones a derechos humanos derivadas de la fractura hidráulica. En estricto sentido, cuando los Lineamientos de la ASEA hablan de integridad de las personas se estarían refiriendo a evitar daños en su integridad física. Sin embargo, el enfoque del derecho a la salud es mucho más amplio pues plantea que “Todo ser humano tiene derecho al disfrute del más alto nivel posible de salud que le permita vivir dignamente”, lo que abarca la salud física y mental e incluye una serie de criterios sociales, como la disponibilidad de servicios de salud, condiciones de trabajo seguras, vivienda adecuada y alimentos nutritivos, entre otros. El derecho a la salud está estrechamente vinculado con el ejercicio de otros derechos humanos y, a su vez, depende de éstos, mismos que se enuncian en la Carta Internacional de Derechos, en particular el derecho a la alimentación, a la vivienda, al trabajo, a la educación, a la dignidad humana, a la vida, a la no discriminación, a la igualdad, a no ser sometido a torturas, a la vida privada, al acceso a la información y a la libertad de asociación, reunión y circulación. Éstos y otros derechos y libertades se refieren a los componentes integrales del derecho a la salud (Comité DESC, 2000).

Además, la salud está asociada a una serie de determinantes que pueden ser identificados, cuantificados, analizados y evaluados mediante el método científico con la finalidad de establecer medidas para su control. A partir de los determinantes de la salud, pueden establecerse “límites claros” a las actividades que representen un riesgo para ésta. Por ello, un enfoque basado en salud acota o limita la discrecionalidad, ya que no da espacio a la interpretación. Al integrar el enfoque de integridad en los Lineamientos de la ASEA y no el de salud, se le da a esta Agencia y, más grave aún, a las empresas nacionales y extranjeras, la atribución de determinar bajo sus propios criterios lo que se entiende por “integridad de las personas” y, en consecuencia, las medidas para garantizarla. Como también señala Rojas (2017), otro vacío grave es que en el marco normativo mexicano no existe la obligación de que las autoridades sanitarias se involucren en este tema ni se les otorgan facultades en materia de hidrocarburos, mientras que las instituciones encargadas de la aplicación de los Lineamientos existentes, la ASEA y la Conagua, carecen de atribuciones en materia de salud. Por lo tanto, “existe un vacío legal y normativo, que debiera ser resuelto (…) para incorporar el enfoque de salud en la normatividad del sector hidrocarburos” (sin pág.). En este mismo sentido, sería importante que la Evaluación de Impacto en Salud (EIS) se incluyera en la legislación nacional como una herramienta de planeación de políticas.


*Extracto del Anuario “Las actividades extractivas en México: Minería e hidrocarburos hacia el fin del sexenio”, presentado en 2018 por FUNDAR, Centro de Análisis e Investigación A.C.


1. El principio de prevención está recogido en el Artículo 14 de la Declaración de Río sobre el Medio Ambiente y el Desarrollo, que establece que: “Los Estados deberían cooperar efectivamente para desalentar o evitar la reubicación y la transferencia a otros Estados de cualesquiera actividades y sustancias que causen degradación ambiental grave o se consideren nocivas para la salud humana”. En México, este principio está plasmado en la Ley General de Equilibrio Ecológico y Protección al Ambiente, la Fracción V de su Artículo 15 establece que: “Para la formulación y conducción de la política ambiental y la expedición de normas oficiales mexicanas y demás instrumentos previstos en esta Ley, en materia de preservación y restauración del equilibrio ecológico y protección al ambiente, el Ejecutivo Federal observará los siguientes principios: (…) VI. La prevención de las causas que los generan, es el medio más eficaz para evitar los desequilibrios ecológicos”. En este sentido, es importante recordar que, como lo ha reconocido la propia Corte Interamericana de Derechos Humanos (Corte IDH, 2017), existe “una relación innegable entre la protección del medio ambiente y la realización de otros derechos humanos, en tanto que la degradación ambiental y los efectos adversos del cambio climático afectan el goce efectivo de los derechos humanos”, como el derecho a la salud.