EL ARTE DE MARK CLARK. REPRESENTACIONES TRANSFRONTERIZAS SOBRE LA VIOLENCIA EN MÉXICO

/ Eurístides De la Cruz

mark_clark_053a

Moctezuma’s revenge part I / 2016

Entre el arte y el pensamiento hay un vínculo esencial, el de la libertad de expresión, una obra de arte es producto no solamente de la técnica, aunadas a esta, las ideas son la chispa que hace la llama del objeto estético; la libertad en el arte es fundamental, pero qué pasa cuando la censura arremete, cuando no es sencillo manifestar una impresión sobre la realidad que vivimos.

En México el periodismo de investigación y la crítica política-social sufren el riesgo de que la violencia misma que se denuncia se vuelva contra quien la señala, el arte también es víctima, no porque se le persiga en sí, sino porque existe algo así como un pacto de autocensura, el arte que manifieste esa cara de la realidad incómoda está ausente, la carente función social del arte es también cómplice a su manera, cuando se resalta la estética políticamente correcta evadiendo provocar un juicio que comprometa, enunciar la violencia es tocar el tema de la política, y la verdad es que en México si no se tiene una opinión política cuadrada basada en los oficialismos, opinar es un caso complicado en el que la vida está de por medio.

El 11 de junio pasado se llevó a cabo la inauguración de la exposición Un/Provincial art of South Texas, en el Brownsville Museum of Fine Arts, ubicado a escasos kilómetros de la frontera con Matamoros, Tamaulipas; además de lo interesante de conocer la diversidad de técnicas y temas que apasionan a artistas del sur de Texas, la muestra artística me planteó de fondo precisamente los cuestionamientos sobre la reflexión anterior, esto porque entre los exponentes estaba Mark Clark, artista en cuyas pinturas refleja la realidad cotidiana de una frontera mexicana escandalosamente violenta, un mal social que hoy es referente para todo México, si bien los museos de arte mexicanos hacen un trabajo nada despreciable, es muy cierto que obras tan explícitas sobre el reino de la violencia que domina a través del terror la vida de nuestro país, no tendrían espacio en ninguna galería o museo mantenido con recursos gubernamentales, porque dependen de la oficialidad burocrática, de negar una realidad manifiesta, de ignorar los sucesos políticos que le resten legitimidad al gobierno en turno, aún y cuando sabemos con claridad que la violencia como práctica común es innegable.

El pintor Mark Clark a lo largo de su trayectoria artística ha demostrado su interés en la cultura mexicana, ha pintado múltiples obras sobre deidades aztecas, es uno de los coloridos temas que le distinguen; pero a través de los muros fronterizos, desde el otro lado de las aguas del Río Bravo, la realidad mexicana no deja de mostrar con claridad su impulsivo presente, Clark también destaca  por representar lo que en la actualidad se vive diariamente bajo el manto de la discordia, las disputas por el poder entre el crimen organizado y el Estado, la ruptura del tejido social, la hostilidad de las relaciones interpersonales en un ambiente donde la muerte se pasea con algarabía, esa realidad a la que tantos mexicanos vivimos adaptados o intentándolo, como si fuese aceptable la incertidumbre de una bala perdida, de desaparecer o sufrir abusos de autoridad, esa es la violenta realidad que Clark nos presenta adornada con su estética característica.

En la exposición, dos obras de Mark Clark en especial llamaban la atención, tituladas Moctezuma’s revenge part I y II, en ellas se aprecia una mexicaneidad icónica, símbolos culturales mezclados en un paisaje folklórico que nos evoca temas referentes al narcotráfico, la muerte, la rebeldía, el caos, la alegría, la fiesta, la migración, el crimen, la ingobernabilidad, las ejecuciones, la guerra de cárteles, esto representado en un todo particular, escenificando un tanto de lo que se vive de este lado del Río Grande.

5

Moctezuma’s revenge part I / 2016

En otra de las obras expuestas, recrea desde su estilo uno de los escenarios ordinarios en México, el momento de una balacera con todo y sus consecuencias, sujetos asesinados dentro de una camioneta suburban por militares, en medio de un espacio público y cotidiano, a la vista de cualquiera que se le ocurra transitar por ahí, lo que parece terrorífico y grotesco no es sacado de una película de acción, es la mera representación de algo no nada más real, sino frecuente.

Más pinturas de Mark Clark que comprenden la temática de la violencia han sido expuestas en el valle de Texas, la Galería 409 ubicada también en la ciudad fronteriza de Brownsville, ha dado a conocer su trabajo. El arte de Clark evoca esa realidad violenta que en México se tiende a minimizar, la que dificilmente veremos representada por los corredores de los museos públicos, la que desde hace años para la televisión y la prensa no es relevante, la misma a la que gobernantes que llegan y se van no dejan de ornamentar con demagogias deslindantes, la tan negada pero permanente hostilidad que nos rige.

markclark2

Publicado en #RevistaParadoxa edición 10 / junio 2016

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s