NO ES POR CÓMO ME VISTO, ES POR CÓMO PIENSA EL MACHISTA

/ Fernanda Yaocihuatl

vivas

Hace varias semanas, en distintas ciudades de México, se organizó la marcha #VivasNosQueremos, los contingentes participaron con el objetivo de denunciar las violencias machistas, así como de exigir medidas que garanticen la integridad física y psicológica de las mujeres. Sin duda, no es una manifestación de ideas muy bien vista por muchas personas, la violencia sexual hacia las mujeres es un tema que “las buenas conciencias” tachan de incómodo, vivimos en una cultura machista, en la que la mujer violentada sexualmente, siempre ¡Se lo buscó!, ¡Le pasó porque iba sola!, ¡Fue por cómo iba vestida!

El acoso callejero, es una forma más de violencia, que ataca a la autoestima de quien lo sufre, aunque la creencia vulgar es que si como mujer no quieres “pirópos” entonces no te vistas así, ¿así cómo?, ¿es lógico pensar que la ropa que llevamos encima nos vuelve personas violentables o violables? Lo cierto es que, la ignorancia sobre el respeto al cuerpo del otro, se forma desde la culturización, si para una religión el cuerpo es pecado, algo detestable, y te educaron bajo esa religión, hay una huella en la identidad, de que el cuerpo es aborrecible, y por si fuera poco, que el cuerpo de la mujer es una severa tentación, que por eso merece ser humillada y su cuerpo tratado como un fetiche del ego machista.

Prendas como las faldas cortas y los shorts, en sus orígenes se utilizaron como una manera de protestar, precisamente ante la marginación que las mujeres sufrían por la creencia de sus cuerpos incitan al pecado, lo admitible era que la mujer mostrase lo menos posible de su cuerpo, hacer lo contrario, indecencia. Nuestros cuerpos son libres, no le pertenecen al machismo, no nos vestimos para provocar, el que chifla y grita majaderías cuando caminamos denota su ignorancia, ese es el mismo para el que todas son unas putas, menos su madrecita ni sus hijas, el mismo que asume la violencia machista como algo cotidiano, ese mismo que casi con seguridad también es un violador en potencia, el mismo que siempre tendrá algún prejuicio para excusarse de su machismo.

Publicado en #RevistaParadoxa edición 9 / mayo 2016

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s