JORNADAS DE DIÁLOGO Y REFLEXIÓN: AUTONOMÍA Y REVOLUCIÓN

autonomia

Para ir entrando en materia, se comparte un artículo sobre la participación de la Facultad de Economía en la lucha por la Autonomía.

LA FAECO EN EL MOVIMIENTO POR LA AUTONOMÍA DE LA UNL

¿Qué se entiende por autonomía universitaria?, en mi opinión, una universidad autónoma es en esencia, aquella que posee soberanía gubernamental. Esto implica que la comunidad universitaria puede elegir a sus autoridades representantes, establecerse normas, administrar sus recursos y determinar sus enfoques académicos y culturales. La autonomía significa libertad de pensamiento, de discusión y de información; es condición para que una universidad realice sus fines y desarrolle sus funciones. Asimismo, uno de sus pilares es la participación activa de su población en los asuntos cotidianos y trascendentales de la vida universitaria.

A finales de la década de los sesenta en la entonces Universidad de Nuevo León, se gestó un movimiento estudiantil-magisterial en pro de la autonomía universitaria. Impulsados principalmente por la sensibilización social propagada por el movimiento estudiantil del ’68, estudiantes y maestros de la UNL comenzaron a exigir una universidad autogobernada y más democrática. Durante el año 1969, día tras día, desde enero hasta mayo se fue consolidando el movimiento, fueron emergiendo los problemas y los protagonistas, se configuraron las demandas, encadenándose unas con otras, hasta que toda la universidad se sumergió inevitablemente en el océano de la acción política. Sánchez (1999) señala al 30 de mayo de 1969 como una fecha conveniente para definir el inicio del movimiento. Aquel día, alrededor de 200 estudiantes de la Facultad de Ciencias Químicas de la Universidad de Nuevo León tomaron las instalaciones de la torre de Rectoría debido al incumplimiento de su exigencia en cuanto a la construcción de una nueva Facultad dentro de Ciudad Universitaria.

Luego de casi un semestre de manifestaciones públicas, huelgas, incluyendo las de hambre, paro de labores académicas, toma de edificios, desplegados periodísticos e intentos de llevar la problemática universitaria a la sociedad civil para involucrarla, el 26 de noviembre de 1969 la Legislatura del Estado de Nuevo León emite un par de decretos que conceden al movimiento estudiantil-magisterial la creación de una Comisión Redactora del Proyecto de Nueva Ley Orgánica. A partir de ese momento, se comenzó un arduo trabajo a fin de que el Proyecto reflejara la visión ideal de la autonomía. En más de una ocasión, las instalaciones de Colegio Civil, entonces preparatoria no. 1, fueron tomadas por los estudiantes y maestros para discutir en relación al Proyecto de Ley.

En esta época, los estudiantes de la Facultad de Economía desarrollaron un nivel de politización cada vez mayor, demostrando una madurez por encima del promedio de sus compañeros universitarios. Al respecto comenta Víctor Vela, ex-alumno de la generación 1966-1971: “En el patio de la Facultad se hacían asambleas, participaba el 90% de los estudiantes, se elaboraban plebiscitos… Se avisaba a los maestros cuando iba a haber asamblea y se cancelaban las clases”. Los alumnos de economía se convirtieron en líderes del movimiento estudiantil; buscaban no solamente modificaciones en la orientación de la Facultad, sino también un cambio en la Universidad y la sociedad. Destacan los casos de Eduardo González, Noé Gutiérrez, Rosa Albina Garabito e Ignacio Olivares.

El 31 de mayo de 1970 el Proyecto de Nueva Ley Orgánica fue presentado al gobierno Estatal. Esta legislación contemplaba fundamentalmente como máximo órgano de gobierno a la Asamblea Universitaria, compuesta paritariamente por maestros y alumnos representantes de cada facultad y escuela de la institución. Lamentablemente, el inicio de la transformación universitaria fue sofocado por una campaña de desacreditación al movimiento estudiantil-magisterial por parte de los medios de comunicación, aunada a una drástica reducción del presupuesto público para la universidad. A principios de 1971, la comunidad universitaria encabezada por el Consejo Universitario se manifestó públicamente en documentos, mítines y marchas; en respuesta, el ejecutivo estatal a cargo del Lic. Eduardo Elizondo, ex-rector de la UNL, expidió el 26 de marzo de 1971 una nueva Ley Orgánica.

La llamada “Ley Elizondista” expresaba el otorgamiento de la completa autonomía a la UNL, lo cual era falso, pues esa ley establecía como órgano máximo de dirección a un grupo integrado por un representante del Congreso Estatal, treinta representantes de los sectores obrero, campesino, publicitario, patronal y popular diversos y finalmente tres representantes magisteriales y tres estudiantiles. La creación estatal de este órgano fue tomada por el movimiento estudiantil-magisterial como una burla hacia su exigencia de una universidad más democrática. El movimiento bautizó a este organismo como la “Asamblea Populachera”, nunca tuvo sesión alguna. El Proyecto de Nueva Ley Orgánica fue desvirtuado, esto molestó aún más a los universitarios, el paro de labores fue general, vinieron más protestas, el gobierno dejó de entregar subsidios, actuó con violencia, detuvo maestros, alumnos y trabajadores y ocupó instalaciones universitarias.

El 30 de mayo de 1971 el Lic. Eduardo Elizondo renuncia al cargo de gobernador de Nuevo León, posteriormente, el 6 de junio arriba a Monterrey procedente del Distrito Federal el Lic. Luis M. Farías acompañado de una Nueva Ley Orgánica para la UNL (vigente) redactada en la capital del país. Pese a la renuncia de Elizondo, las acciones represivas en contra del movimiento en pro de la autonomía continuaban. El 10 de junio de 1971 en el Distrito Federal, miles de estudiantes marchan del Instituto Politécnico Nacional al Zócalo en solidaridad con los estudiantes de la UNL. En la vanguardia del contingente se encontraba una comisión de estudiantes que habían viajado desde Monterrey. Durante el recorrido de la manifestación, un grupo paramilitar protegido por el gobierno federal, posteriormente conocido como “los halcones”, ataca a los estudiantes con varas de bambú y armas de fuego, según una investigación llevada a cabo bajo la administración de Vicente Fox, durante los hechos son asesinados 38 manifestantes. Estos sucesos pasarían a la historia como “El Halconazo”.

Las acciones del gobierno ocasionaron una disminución gradual de las manifestaciones en pro de la autonomía, a la vez que provocaron que algunos grupos estudiantiles se radicalizaran. Al respecto, Víctor Vela comenta: “se dio una persecución al grado de que cualquier persona con aspecto de estudiante era sospechosa, supe de gente que detuvieron sin motivo… había represión y el estudiante poco a poco fue aplacándose”. Ignacio Olivares se integró a la liga comunista 23 de septiembre, se le vinculó con los asesinatos del empresario tapatío Fernando Aranguren y del regiomontano Eugenio Garza Sada.

Comenta Víctor Vela: “Nacho… recuerdo que se juntó con la liga… pero eso yo ya no lo entendí… lo mataron muy feo”. El cuerpo de Ignacio apareció el 2 de febrero de 1974, cerca de la casa de la familia Aranguren.

La autonomía universitaria alcanzada en 1969 por la comunidad universitaria tuvo una efímera vigencia, fue acotada en 1971. Ante la posibilidad de consolidar una educación que reflejara los principios universales de libertad, democracia, solidaridad y justicia social, los gobiernos estatal y federal optaron por un simulacro de autonomía, instauraron un cambio para seguir igual. En aquel entonces, el Congreso Estatal decretó la autonomía de palabra pero la sepultó con los hechos debido a la creación de la Junta de Gobierno, explícita negación de la democracia universitaria. De manera simultánea, empezó un proceso de desideologización que propició el desinterés de la base estudiantil hacia los asuntos universitarios.

El papel de la Facultad de Economía en el movimiento en pro de la autonomía de la UNL fue protagónico. A la participación activa de sus estudiantes bien puede atribuírsele la no inclusión de la Facultad en Ciudad Universitaria. El 7 de septiembre de 1977 se inauguran las instalaciones del edificio de la FAECO en la colonia Loma Larga, esto restringió durante casi 32 años la posibilidad de una relación cotidiana entre los estudiantes de economía y otros estudiantes de la universidad.

CONTACTO vía correo electrónico: aeuanl2011@gmail.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s