SOBRE LA SITUACIÓN EN MÉXICO. EXPLICADO PARA COMP@S DE OTROS PAÍSES

Por: Erick Benítez Martínez

Fuente: trabajadoresyrevolución

Imagen: trabajadoresyrevolución.wordpress.com

 La salida del PRI (Partido Revolucionario Institucional) del gobierno mexicano acontecida en el año 2000 y luego de más de 70 años de dictadura priísta, hizo que algunos pensaran en que la llegada de la derecha al poder de otro partido (Partido Acción Nacional) significaría el fin de la dictadura y el paso a una democracia más o menos mejor. Esta comedia del poder no significó en la realidad ningún cambio más allá de crear la apariencia de una democracia.

Dos tipos pasaron desde entonces por el gobierno mexicano a nombre del PAN: Vicente Fox, quien en su campaña presidencial prometía “Sacar a patadas al PRI de Los Pinos (1)”, quien años después, en el 2012, hacía una campaña abierta a favor… ¡Del PRI! El otro fue Felipe Calderón, hijo de un fundador del PAN y sinarquista (Portavoz de la Falange Española) a la vez (2).

Dos sexenios manchados por la sangre, la corrupción y los privilegios anteceden al gobierno actual.

El regreso del PRI al gobierno de México acontecido el pasado 1 de diciembre se hizo reviviendo las formas cotidianas de gobernar del PRI: un estado de sitio en las inmediaciones a San Lázaro (Lugar del evento) con un operativo descomunal de policías, un compañero con ruptura de cráneo, en coma por varias semanas y actualmente en pésimas condiciones debido a una bala de goma que le arrojó la policía que resguardaba el recinto donde Enrique Peña Nieto (Sí, el mismo responsable de la masacre de Atenco) tomaba la presidencia de México; otros muchos golpeados brutalmente; decenas de detenidos injustamente, muchos en otros lados ajenos a las movilizaciones y otros sin relación alguna con estas.

El gobierno acusó en televisión abierta a 3 organizaciones anarquistas de los hechos, y la prensa, fiel seguidora del gobierno, inició una caza de brujas contra los anarquistas que no termina hasta el día de hoy.

Porque eran tan graves las acusaciones de la prensa como “Infiltrados” “Provocadores” “Gente pagada para ensuciar la toma de la presidencia” y otras similares que buscaban poner al pueblo en nuestra contra, que genera asco mirar siquiera los titulares.

La criminalización de la protesta social y del anarquismo en especial (3) se ponía de moda.

Ahora no hay movilización en la que no se hable de “Los anarquistas […] Esos jóvenes encapuchados que buscan cualquier oportunidad para enfrentarse a la policía” y se identifique a cualquiera que se enfrente a la policía como “Anarquista”, porque es tanta la torpeza del gobierno, que asume como anarquista a cualquiera. Se llegó a decir en ese momento que los anarquistas responsables de los disturbios del 1º de diciembre habían “Entrado por la frontera de Chiapas” (4), que se les habían pagado 300 pesos (unos 17 euros) y cuanta cosa pasaba por la cloaca que tienen por cabeza los medios de comunicación.

Lo cierto es que aparte de los disturbios populares, el gobierno montó su propio escenario para hacer detenciones indiscriminadas. Afirma un policía que entrevistaron ese mes en un periódico:

 “El uniformado señala que hubo aprehensiones “fuera como fuera”, que algunas instrucciones eran lanzadas por radio con la clave del jefe Mondragón que ya no era jefe, que varios de los destructores del Centro Histórico llevaban un guante negro con los dedos cortos y algunos no sabían ni pintar el símbolo de los anarquistas, que las cámaras del Centro de Control y Comando (C2) se han quedado inexplicablemente inutilizadas para saber qué pasó ese día…” (5)

 Lo cierto es que ese día el pueblo se enfrentó a la dictadura del PRI, y éste demostró que las técnicas de los 70’s no las habían olvidado, y que estaban de nuevo en uso.

El fascismo de la dictadura priísta regresaba, y con ella la represión y el sometimiento feroz del pueblo a las políticas de hambre del PRI.

De diciembre a la fecha (Pasando por el 1º de mayo, el 10 de junio, los asedios a Televisa, etc.) han sido abundantes las manifestaciones de repudio al gobierno priísta. La demagogia de la izquierda encarnada en Andrés Manuel López Obrador se ha visto rebasada por las manifestaciones en las calles mostrando cada vez más asco a los políticos.

La reforma educativa recientemente aprobada que busca evaluar a los profesores (Entre otras cosas) no resuelve el grave problema de educación que hay en México. Se pretende evaluar a profesores que muchas de las veces imparten clases al aire libre (Ante la falta hasta de aulas), sin pizarra y sin sillas muchas veces. Quienes aprobaron dicha ley son precisamente gente que en recientes vídeos han demostrado tener una cultura bastante baja, y en primera línea el propio presidente de México, cuyos niveles de lectura son nulos, por no hablar de la poca cultura que tiene y de un inglés que haría sonrojar de vergüenza a cualquier alumno de secundaria.

Como respuesta ante esta reforma que además elevaría el costo de la educación en México (Y con ello mayor incultura, pobreza y desempleo) los profesores agrupados en la CNTE llegaron a ocupar la plaza principal del DF: el Zócalo.

Luego de cerrar el principal aeropuerto de la ciudad de México, así como de realizar infinidad de movilizaciones no solamente en el DF, sino en el 75% del país en contra de la reforma educativa, el gobierno, acostumbrado a su talante fascista no solamente no ha escuchado las demandas no ya solamente de la CNTE (Universidades, organizaciones sociales, sindicatos, trabajadores de otros ramos, se han sumado en el rechazo a dicha reforma), sino de una mayoría aplastante del pueblo que rechaza esa reforma.

Complemento de la reforma educativa es la reforma hacendaria y la reforma energética, cuyos resultados inmediatos son la subida de precio (6), asunto que por cierto no ha dejado de suceder desde el sexenio pasado (7) y la privatización de PEMEX, del cual resultará una subida importante en la luz, los alimentos, el gas y del nivel de vida en general.

El pasado 1 de septiembre, con motivo del primer informe de gobierno, se convocaron a diferentes movilizaciones de rechazo al gobierno y las reformas impulsadas por él.

Consecuencia de ello fueron movilizaciones amplias donde el pueblo mexicano demostró el repudio hacia el gobierno priísta. Los disturbios en el DF derivaron en la detención de varios compañeros anarquistas, así como roces con los maestros que trataban (inútilmente como se vería días después) de no manchar su movimiento con disturbios, confiando en las negociaciones que mantenían con el gobierno del DF, así como la detención de compañeros periodistas independientes que están libres pagando fianzas (Con innumerables esfuerzos del gobierno por encarcelarlos) y que siguen un proceso ahora mismo, ya que, según la declaración del juez, los medios independientes en México son “Un peligro para la paz social”

Los presos anarquistas salieron, muchos de ellos golpeados y estando a un paso de llegar al reclusorio.

La prensa, perro fiel del gobierno, no dudó en abalanzarse inmediatamente contra los anarquistas culpándolos de los disturbios, sin decir que esas movilizaciones no fueron convocadas solamente por anarquistas, sino por todo un pueblo asqueado del gobierno.

El pasado 13 de septiembre se repitieron los hechos, pero con mayor gravedad: ante la llegada del festejo del 15 de septiembre, día de la independencia en México (¡Como si tal cosa existiera!) el gobierno desalojó por la fuerza a los profesores con un operativo que nunca se ve para atrapar a los narcotraficantes.

La independencia necesitaba festejarse con brutalidad contra el pueblo, y así se hizo: al menos 5 camiones de militares, dos tanquetas de agua, 3 helicópteros, 3600 policías federales, antidisturbios, militares vestidos de policía (8) y policías vestidos de civil (Infiltrados encargados de hacer detenciones) como recuerdo al “Halconazo” de 1971 (9) desalojaron el Zócalo no sin que anarquistas y profesores se enfrentaran a los esbirros del gobierno en las calles.

La movilización de Xalapa posterior al 13 de septiembre fue reprimida por militares vestidos de civil; en Campeche igual ha sido la respuesta del gobernador.

Llegó el 15 de septiembre, y en Veracruz el pueblo hizo un acto de valentía al gritarle (sic) en la cara al gobierno su rechazo. Ante los gritos de “¡Viva México!” el pueblo no contestaba “¡Viva!” como es tradición. Como nunca se había visto, el pueblo contestaba “¡Muera el mal gobierno!”

En el Distrito Federal el gobierno tuvo que llevar acarreados (gente pagada) para poder llenar su evento. Varias decenas de camiones de 67 personas cada uno, comprada cada persona por la cantidad de 350 pesos (Unos 20 euros) eran situados al frente del evento, con camisetas y toda clase de artículos de apoyo al PRI. Triste papel el que jugaron esas personas, idolatrando a criminales y verdugos del pueblo.

Pero en la parte de atrás, se escuchaba “¡Fuera Peña!” muy fuerte.

Muchos no fueron, pues realmente no hay nada que festejar. Otros fueron a mostrarle su repudio al gobierno. Muchos fueron por el espectáculo que se da cada año, y otros tantos fueron llevados pagándoles.

Así se festejaba la “Independencia” de un pueblo no independiente y aplastado por una dictadura.

Al día que se escribe esto existen al menos 20 escuelas en huelga en rechazo a las reformas impulsadas por el gobierno, los profesores de la CNTE realizando movilizaciones y la tensa sensación de que algo va a pasar en México y más gente se suma al rechazo a las reformas impulsadas por el gobierno.

Y es que es el propio gobierno quien, presionando al pueblo, hace que este se levante.

Impedir que los pobres puedan estudiar, por un lado. Que los profesores puedan ser desarticulados ante cualquier reclamo, por el otro. La subida de precios y costo de vida para los pobres. La venta de una empresa que supuestamente pertenece al pueblo (Nacionalizada en 1938) y con ello más aumentos del nivel de vida. Todo esto por un lado.

La liberación paulatina de verdaderos criminales y narcotraficantes como es el caso de Rafael Caro Quintero (Narcotraficante), Raúl Salinas (10), acusado del lavado de dinero proveniente del narcotráfico (160 millones de dólares) y de un asesinato, ha sido liberado hace poco por el gobierno priísta y se le han descongelado sus cuentas bancarias en Suiza. La condonación a Televisa (11) de 3000.000.000 de pesos que debía a hacienda son los actos más relevantes llevados a cabo por este gobierno.

Por otro lado se encuentran casos vergonzantes de presos políticos indígenas, como fue el caso de Jacinta, una mujer indígena acusada del “Secuestro de 6 policías federales” durante un operativo contra la piratería, y que pasó 3 años encerrada (había sido condenada a 21 años de cárcel). O el caso del indígena Tzotzil Alberto Patishtán, 13 años encarcelado acusado de disparar contra 6 policías y un comandante que iban bien armados… mientras a él no se le encontraron armas.

Para el pueblo, para los indígenas, para los trabajadores, hay cárceles, miseria, explotación, sometimiento, estado de sitio y la metralla de las fuerzas armadas; para la burguesía, gobernantes y capitalistas la entrega de la economía, la impunidad y los privilegios.

Si de por sí México estaba mal con el pasado gobierno, donde Felipe Calderón dejó cerca de 121.000 muertes violentas en su “Guerra contra el narco”, subida de precios, represión e injusticia, con la llegada del PRI hace un año, presenciamos la puesta en escena, como pocas veces se recuerde, de un Estado totalmente servil al capitalismo, en detrimento directo y represor del pueblo donde ni siquiera guardan las apariencias y el despotismo es totalmente visible.

Las policías comunitarias (El pueblo armado) contra el narcotráfico y el gobierno son otros síntomas del malestar del pueblo; las constantes movilizaciones de decenas de organizaciones que se manifiestan casi diariamente en México son síntomas de que las estancadas aguas del capitalismo se mueven, el pueblo las agita, y terminará por lanzarlas fuera de la civilización.

En diciembre, en mayo, en junio, en septiembre, los anarquistas han estado al frente, poniendo el ejemplo al pueblo de que se debe perder el miedo a las fuerzas del Estado, que si pocos han podido enfrentarlo, el pueblo entero, mucho más numeroso, es capaz de pasarles encima cuando se lo proponga.

El gobierno no acaba de declarar la guerra al pueblo. El gobierno en sí es la guerra contra el pueblo.

Tengamos confianza en que el pueblo mexicano sepa despojarse de los buitres que le acechan, haciendo a un lado a gobiernos de izquierda, derecha o centro, y se organice por sí mismo, como ya es costumbre en algunas zonas indígenas del territorio mexicano.

-septiembre 2013-

Notas:
1.- Casa del presidente en turno.
2.- Ver mi artículo “El fascismo asoma en México: es nuestro deber combatirlo” aparecido en el periódico Apoyo Mutuo Nº 4.
3.- Decía la madre de uno de los detenidos “El gobierno nos está acusando de anarquismo, pero a mi hijo lo agarraron muy lejos de donde fueron las manifestaciones”
4.- Véase: http://www.24-horas.mx/atacan-anarquistas-la-capital/
5.- Véase: http://www.jornada.unam.mx/2012/12/10/politica/007n1pol
6.- No en alimentos ni medicinas –De momento-, pero sí en otros ramos que afectarán igualmente la economía de los pobres. La reforma hacendaria no incluye el alza en alimentos y medicinas pero ¿Acaso hace falta que lo digan? Cada mes sube todo como consecuencia de alza en gasolina. Nos presentan ahora esta reforma que no incluye alza en alimentos y medicina como si fuera algo bueno.
7.- Cada mes desde hace varios años, sube la gasolina, el gas, y con ellos el transporte, el alimento y la mayoría de los productos básicos.
8.- Incluso se detectaron militares dentro del plantón, hay fotos de las credenciales de ellos, miembros del Ejército y de la Marina.
9.- Una brutal represión del gobierno mexicano ocurrida en 1971, tan solo 3 años después de la matanza de estudiantes de 1968 en Tlatelolco. Tal era y es la dictadura del PRI.
10.- Hermano de Carlos Salinas de Gortari, ese personaje oscuro y maldito para el pueblo mexicano, quien desvió millonadas de recursos, culpable también de la privatización de Telmex (Teléfonos de México) para entregarla a manos de Carlos Slim, uno de los hombres más ricos del mundo, lo mismo hizo privatizando BANAMEX, BANCOMER, IMEVISIÓN (Hoy llamada TV Azteca), etc., es él quien está detrás del gobierno de Peña Nieto de una manera descarada y quien maneja a EPN como marioneta para hacer con PEMEX lo que antes hizo con TELMEX y demás empresas: privatizarla. No es que defendamos la nacionalización de las empresas, pero debe comprenderse que al ser privatizadas se elevan los costos por ejemplo de la luz, el gas, la gasolina, y con ellos todos los demás productos, lo que genera más pobreza para el pueblo. La privatización de TELMEX, por ejemplo, ha hecho que tengamos una telefonía celular de entre las más caras del mundo, así como un internet también bastante caro en comparación con otros países.
11.- Empresa televisiva que llevó a la presidencia a Enrique Peña Nieto y que le asignó incluso una esposa Angélica Rivera, cuyos comentarios racistas hacia los mexicanos y de burla hacia la masacre de Atenco y Chiapas la dejaron al descubierto durante la candidatura de Peña Nieto a la presidencia.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s