TRIBU YAQUI: RESISTENCIA ANTE EL DESPOJO

Por: Redacciónyaquis

La historia del pueblo yaqui, es una historia de despojo, de invasiones, pero también de lucha, de resistencia. Es una tribu protagonista de los episodios más importantes que han dado lugar a la nación mexicana. Tras siete décadas de paz con el gobierno, hoy en día los yaquis se encuentran en resistencia civil por la vulneración de sus derechos territoriales, estos últimos avalados por la Resolución que titula definitivamente y precisa la ubicación de los que terrenos que se restituyen a la tribu yaqui, firmada por el entonces presidente de la república Lázaro Cárdenas en 1940. 

  Desde el año 2011, la tribu yaqui ha venido realizando una serie de posicionamientos políticos a través de protestas, denuncias y amparos judiciales, para no permitir la destrucción del ecosistema en el que la tribu ha vivido por siglos, y del cual el río Yaqui forma parte esencial. El bloqueo de la carretera federal número 15, ha sido una de las medidas de resistencia de los yaquis para ser tomados en cuenta conforme a derecho por el gobierno de Sonora, en lo respectivo al proyecto Acueducto Independencia, con el que se pretende proveer de grandes cantidades de agua proveniente del río yaqui a industrias extranjeras como Heinneken, Pepsi, BigCola y una cementera.

  El vocero de la tribu yaqui, Mario Luna, declaró que con la construcción del proyecto hidráulico el gobierno de Sonora pretende concesionar a una empresa para el manejo del agua, y que es falso que dicha obra esté destinada a proveer del vital líquido a las colonias periféricas de Hermosillo; así mismo enfatizó en los riesgos ecológicos que se propiciarían a la zona geográfica en que está asentada la población yaqui, el sur del estado, donde se produce un importante número de alimentos.

  La Constitución mexicana en su artículo segundo, es también una aliada de la tribu yaqui por la defensa de su supervivencia, pues su contenido ha permitido que la Suprema Corte emitiera una resolución en su favor el pasado 18 de mayo, reconociendo que la autorización para la construcción del Acueducto Independencia dada por la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales, no consultó a la tribu conforme a derecho.

  Otro de los instrumentos legales que amparan a la tribu yaqui, es la recomendación de la Comisión Nacional de Derechos Humanos al secretario de Medio Ambiente y Recursos Naturales, Mtro. Juan Rafael Elvira Quesada y al gobernador de Sonora, Guillermo Padrés; también la Medida Cautelar, pronunciada por el Tribunal Unitario Agrario, que impide disponer de cualquier volumen de agua proveniente del río Yaqui y de la Presa el Novillo mientras no se resuelvan los derechos establecidos en el decreto de 1940, donde se precisa el aprovechamiento de hasta 50% de las aguas almacenadas en la presa La Angostura.

   Por su parte, el programa Sonora Sí, dirigido por el Foro de Operaciones de Obras Sonora Sí, creado por Padrés Elías en 2010, es la maquinaria que respalda la construcción y puesta en marcha del Acueducto Independencia, cuyo funcionamiento consiste en una tubería conectada a la presa El Novillo, localizada en la cuenca yaqui, hacia la presa Abelardo L. Rodríguez, en la cuenca del río Sonora; el proyecto sería capaz de transportar inicialmente 75 millones de metros cúbicos del líquido.

   El agua no solamente es parte de una relación significativa de los yaquis con su cultura, pues tiene que ver también con su supervivencia en el territorio semidesértico sobre el que han permanecido el paso de los tiempos, desde sus ancestros los Surem quienes habitaron la zona, y según la tradición oral yaqui, anunciaron la llegada de los conquistadores y la religión cristiana. La vida de los yaquis es una cotidianidad donde el agua que alimenta sus territorios es imprescindible para su desarrollo cultural y económico, pero ahora es la modernidad industrial la que desafía su resistencia, la de un pueblo que ha soportado con espíritu de lucha cuatrocientos años de invasiones, masacres, despojos, deportaciones masivas e incluso esclavitud durante el porfiriato.

  Es por eso que ahora se encuentran en alerta las tropas y autoridades tradicionales de la tribu, porque la privatización del agua y el saqueo de los recursos naturales indígenas, es una acción en contra de las máximas leyes de la nación, misma que se encuentra definida en base a la pluralidad cultural y el respeto a los pueblos originarios, que ya han sufrido bastante de los intentos civilatorios y vagas políticas indigenistas. A su lucha se han solidarizado organizaciones y colectivos, entre los que destaca el Ejército Zapatista de Liberación Nacional, el Congreso Nacional Indígena, el Comité Clandestino Revolucionario Indígena, así como miembros de la sociedad civil.

*De la edición 6 de Revista Paradoxa: http://issuu.com/paradoxamedioslibres

Anuncios

Un pensamiento en “TRIBU YAQUI: RESISTENCIA ANTE EL DESPOJO

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s