ESBOZO DE LA LÓGICA DE LOS ESTOICOS

Marco-Aurelio-Christies

Por: F. Ackerman

 

Desde la primera escuela estoica fundada por Zenón de Citio hacia el 300 antes de nuestra era, y en los sucesivos cambios que ésta adquirió con el paso de los siglos, ha estado vigente la división de su Filosofía en 3 partes: Ética, Física y Lógica, cada una formando parte imprescindible de la otra. El historiador de la Filosofía, Johannes Hirschberger, sostiene que la lógica estoica no es solamente una lógica puramente formal, sino al mismo tiempo una ciencia material, es decir, trata también de los problemas incluidos en lo que modernamente llamamos teoría del conocimiento o criterología.

Comprender la lógica de los estoicos implica adentrarse en el debate epistemológico sobre los fundamentos del conocer, pues ésta no se resume a una serie de enunciaciones o procedimientos. La influencia de este sistema en el pensamiento antiguo y contemporáneo ha sido notoria a lo largo de los siglos, aunque se ha tratado poco la lógica estoica, el mismo cuerpo teórico de Aristóteles se vio motivado por ella, posteriormente en el medieval los padres de la Iglesia, y hoy en día está captando la atención de múltiples investigadores en Filosofía.

Para iniciar una inducción a lo que es la Lógica en el estoicismo, sería primordial tener en claro que la doctrina estoica es materialista, que parte de la Naturaleza, y da por hecho la existencia del Logos (Razón cósmica), fuerza ordenadora del mundo, ese mundo entendido por la estoa como eterno, inabarcable e infinito, capaz de explicarse a sí mismo, donde el Logos se manifiesta latente, como fuerza primitiva, causa de la providencia y del destino.

La Razón humana es para los filósofos estoicos, una porción del Logos Universal bajo el que se manifiesta el cosmos, así que no podría ser para menos que tengan en tan alta estima un proceder racional recto, con principios lógicos que permitan dar coherencia a sus propia doctrina. Pero si bien toda la doctrina estoica se encuentra fundada en un materialismo, aún cuando se ha defendido la espiritualidad presente en ella, y el límite entre materialismo y espiritualidad parezca más bien sutil, la teoría del conocimiento en los estoicos sí difiere de cualquier idealismo, aproximándose al empirismo aunque sin tal radicalidad, es expresamente un sensismo epistemológico.

Es oportuno comenzar con un concepto fundamental para la epistemología estoica, se trata de Fantasía (fantasia), un término que representa a la idea de que el proceso de conocimiento, iniciado por los sentidos, tiene un segundo paso en el que se produce una afección en el alma, eso es la Fantasía, la cual puede ser verdadera o falsa, posteriormente el Principio Rector del Alma (To hgemonikon) a través de la Intelección (nohsis) capaz de ordenar y discernir para alcanzar un conocimiento certero, liberado de las pasiones que pudieran causar una imprecisión; a la totalidad de ese proceso se le llamó Katalepsis.

A esto antecede el pensamiento de que el ser humano al nacer es como una hoja en blanco sobre la cual nada se ha escrito, y que todo cuanto se conoce en el mundo proviene de los sentidos, pero como la percepción sensible por sí sola no es verdadera, es donde la Noesis o Intelección, hace su parte, para que el conocimiento se adquiera en el alma libre de pasiones, imprecisiones, como las llamó Alejandro de Afrodisia Thn kai enerneian fantasian (Fantasía en acto).

Los primeros estoicos sostuvieron que en la naturaleza hay un eterno principio activo, que llamaron Pur Teknikon, y reconocieron como racional y creativo; así también, la idea de que cuanto sucede en el cosmos, tiene una explicación suficiente, forma parte esencial para vincular exitosamente su concepción de la Naturaleza con su Lógica.

La recta razón, se corresponde con la Verdad (Aletheia), en última instancia, pero lo que es imprescindible resaltar es que para el estoicismo, una recta razón solamente es el resultado de una ética conforme a la naturaleza, fundada en los principios estoicos, firme ante las pasiones que se apoderan de aquellos que se mantienen débiles ante la adversidad y se lamentan de sus infortunios; la doctrina estoica da por hecho que el destino de todo cuanto existe, está dado, y lo único que le queda al ser humano es comprender el por qué de las leyes del cosmos y alcanzar así su Serenidad y Sabiduría.

El conocimiento para el estoicismo, no es una instancia ociosa u objeto de curiosidades, poseerlo tiene que ver con el bienestar del alma humana y el entramado de su destino; hacia el siglo XX, el filósofo francés Michael Foucault, a quien incluso se le ha llamado estoico, realizó un exhaustivo trabajo sobre la cuestión del Alma y la vida interior abordada en los escritos de los estoicos romanos y griegos, y muy presente en el pensamiento de Marco Aurelio.

Es claro que en el estoicismo, acceder al conocimiento, no puede darse si no existe una entrega moral a la interioridad, he ahí que a la fecha persista un debate sobre si los estoicos son algo más que simples materialistas que se distanciaron del idealismo, o si efectivamente su ética nada tenga que ver con lo que hasta hoy se ha clasificado como espiritualidad, aunque es cierto que durante el helenismo, la Filosofía estoica fue pieza fundamental de la época, hasta ser desplazada por el naciente cristianismo que dejando de lado la razón entregada a la fe, suavizaba el dolor humano a través del sueño de mundos ultraterrenos, el estoicismo fue condenado y perseguido como secta pagana, después vinieron siglos de supersticiones, de censura, donde la razón fue castigada incluso con la tortura y la muerte.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s