La ilegalidad gasolinera. Los cárteles contra PEMEX

image21 de junio 2013, Tamaulipas, México. Desde la expropiación petrolera en 1938, encabezada por el entonces presidente de la república Lázaro Cárdenas, PEMEX (Petróleos Mexicanos) ha asumido constitucionalmente como empresa pública, la exclusividad de la explotación y distribución de combustibles en el país mexicano. Sin embargo, el robo de productos energéticos como la gasolina para su venta, se mantiene hasta la fecha como uno los diversos factores que generan las pérdidas millonarias que afectan a la paraestatal.

Declaraciones de la Asociación Mexicana de Empresarios Gasolineros (AMEGAS), sostienen que el mercado ilícito de combustibles rebasa actualmente al 25 por ciento de las ventas totales en las estaciones de servicio, además de que se ha generado un 10 por ciento de despidos en la plantilla de trabajadores. Pese a esto, el negocio de los combustibles robados se mantiene y se refuerza, pues la ordeña de ductos para venta y distribución ilegal es controlada por grupos de la delincuencia organizada, principalmente por el Cártel del Golfo y el Cártel de los Zetas, que operan en los estados de Tamaulipas, Nuevo León y Veracruz.

En las ciudades fronterizas de Río Bravo, Reynosa y Matamoros, la gasolina se comercializa en pipas improvisadas con sólo un costo de 7 pesos el litro frente a los casi 12 pesos de precio oficial, además de que se movilizan con amplia libertad pese a la vasta presencia militar que patrulla las calles, pues en Tamaulipas personal de la SEDENA y Marina han asumido la responsabilidad total de la seguridad, desde el inicio de la guerra contra el narcotráfico, incluso reemplazado el trabajo de las policías locales y estatal. En otros lugares, el robo de combustibles se apoya en el atraco con violencia de pipas propiedad de PEMEX cuyo contenido después venden al menudeo.

A través de las redes sociales y foros de debate en línea, usuarios suelen discutir la situación de este problema, como un conflicto resultante de una cultura de la ilegalidad, es decir, que tanta culpa tienen quienes la roban como quienes la compran, pues cabe resaltar que en la frontera de Tamaulipas son largas las filas de automóviles que se forman para abastecerse en las pipas improvisadas. Así también hay quienes salen a la defensa de los traficantes argumentando que éstos hacen un bien a la población que sufre las alzas desmedidas de combustible en PEMEX y demás bienes de consumo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s