Libertad y civilización desde el pensamiento de Rousseau, Marx, Marqués de Sade y Freud*

Por: Caleb Ramírez

man-at-the-crossroads-rivera

¿Hasta qué punto la libertad de un hombre violenta la libertad de otro? Estas preguntas me pasaron por la mente hace un par de semanas. ¿De qué manera la libertad puede ser considerada, verdaderamente como la idea general en donde un hombre libre puede actuar de la manera en que desee? ¿Qué implicaciones contiene esta idea generalizada?

La libertad es interpretada incorrectamente, incluso maniqueamente, puesto que tomando al pie de la letra el significado que expondré aquí, implicaría que no tenemos que preocuparnos necesariamente por las consecuencias de nuestros actos, sin ser conscientes de en qué momento estamos perjudicando a otros seres humanos. Si bien, hay personas que están conscientes de leyes morales que les indican qué y qué no hacer, también, están las personas que no tienen consciencia de la convivencia en sociedad. A todo esto, nos encontramos con el problema del actuar del hombre y del ejercicio de su libertad. Puesto que distintos autores han manejado el tema de la libertad de manera directa, como lo han sido Rousseau o Isaiah Berlin, ha habido algunos otros que lo manejaron de manera indirecta, como Freud o Marqués de Sade, las preguntas de si existe realmente una libertad, o si de cierta manera se ve limitada por la cultura.

Existen distintos tipos de reglamentos que una comunidad o sociedad puede construir para la buena relación entre los conciudadanos. Estos reglamentos varían de acuerdo a la locación e incluso a la situación en la cual se están desenvolviendo; por ejemplo una persona se comportaría de manera distinta teniendo once años que teniendo cuarenta, o un humanista secular se comportaría de manera distinta frente a un cristiano o judío. Es cierto que los reglamentos cambian de acuerdo a la cultura en la que se vive, así como el tiempo; el hombre podría comportarse de acuerdo a éste conjunto de circunstancias, así como también podríamos añadir las leyes impuestas por el gobierno en determinada locación, pero para lograr la sana convivencia dentro de la sociedad, la moral, debe no trasgredir las leyes a pesar que desde su propio punto de vista (el de la persona), esté haciendo “lo correcto”. Entonces, la moral ha de ser particular puesto que no todos los hombres nacen dentro de las mismas circunstancias, así, algunos valores morales o virtudes pueden ser más importantes que otros, estos también influenciados por los factores mencionados como la cultura, religión, sociedad, leyes y el tiempo. Esto puede ser considerado un ejemplo llevado al extremo, puesto que en algunas sociedades, las personas se rigen por el código moral de cierta religión en particular, es cuando nos damos cuenta que una buena parte de la población adepta a esa religión, sigue ése código moral sin cuestionarlo, pero a su vez la gente que se rige por cierto código moral también es regida por las leyes del lugar donde reside, puesto que si fuese en contra de ellas, a pesar de seguir los preceptos religiosos, sus actos habrían de generar consecuencias penales.

Según Rousseau, el hombre es libre1 puesto que tiene voluntad; definir al hombre sin éste aspecto resultaría incompleto pues, además tiene instintos, razón, voluntad. El hecho de que se someta a reglamentos sociales y morales así como leyes es solamente por esa necesidad de supervivencia y convivencia con otros seres humanos. Es cierto que para otro autor, es el amor el vínculo perfecto que une a la humanidad2; pero, difiero de esta concepción al considerar no como única vía de entablar lazos sociales hechos de ésta manera, pero, por otro lado, también es importante considerar la utilidad que las relaciones pueden generar a los involucrados, puesto que no son muchas las relaciones por amistad o sentimientos (sean o no románticos).

Esta libertad que el hombre, digamos “posee”, es reducida en mayor o menor medida en cuanto a que pertenece a una cierta sociedad; las sociedades, por ser convenciones entre sus participantes, han de reducir las libertades de los mismos para, no solamente la sana convivencia, sino también pacífica, de tal modo que no puedan dañarse los unos a los otros, o al menos, así debería de ser en teoría, incluso el mismo Rousseau lo menciona, que el hombre debe de unir fuerzas de tal manera que pueda vencer a la resistencia que se le avecina, así constituyendo el pacto social, poniendo su persona bajo la dirección de la voluntad general3 de tal forma que el hombre, desde éste punto de vista no podría, creo yo, cumplir absolutamente con la definición de libertad de Rousseau, puesto que para él, ésta es un valor absoluto4, ahora, ¿por qué, si la libertad es inherente al hombre, éste no la ejerce ampliamente en la comunidad? La sociedad, está conformada, según Rousseau, para protegerse de manera grupal de la naturaleza, y de ésta manera sobrevivir, ahora también, esto tiene sus consecuencias, que después incluso el mismo Marx denunciaría.

Me pregunto, ¿A dónde deberíamos llegar con las concepciones de libertad que diversos autores nos han aportado a lo largo de la historia? Después de haber leído algunos autores, es evidente que me he de encontrar con una definición de libertad que, de una u otra manera, ha de ser contraria a la “civilización”, a la sociedad, a la cultura, y que en ocasiones éstas son señaladas incluso como antinaturales.

Las consecuencias del pacto de la sociedad, la creación de la cultura han terminado por alienarlo y enajenarlo, tanto las religiones que profesan éticas, códigos morales y actitudes sobre o antinaturales5, así como las artes y la sociedad. Todo esto no ha de ser malo por sí mismo para el hombre, sino que, por el contrario, ha sido el mismo hombre que ha generado todo esto y lo ha llevado de tal manera que ha caído en el hartazgo. Una de estas consecuencias es que, un individuo, al recibir la protección de la sociedad, también ha de “devolver el favor”6 uniéndose al pacto que se ha llevado a cabo, de tal forma que no pueda atentar contra los intereses de otro, ya sea entre individuos o en una relación entre soberano y súbdito7; este tipo de relación donde un individuo no puede ser realmente excluido de una sociedad ha de perjudicarle en cierta medida, especialmente cuando la misma sociedad le rechaza por una parte, pero le necesita por otra, véase el caso de las personas con distintas preferencias sexuales respecto de una sociedad conservadora, el sujeto distinto ha de ser rechazado abiertamente, pero, por otro lado, es un individuo que, quieran o no, de una u otra manera el gobierno ha de necesitar los impuestos que podría pagar así como de los bienes que podría consumir. Así mismo, también son estas necesidades económicas las que han terminado por alienar a los individuos, de tal manera que, por ejemplo, para Marx, la libertad es la liberación del hombre de la presión de las necesidades económicas para que pueda ser plenamente humano8, para el Marqués de Sade, por ejemplo, el hombre se ha corrompido de tal forma con la cultura y la sociedad que no ha hecho más que alienarse y olvidar sus pasiones, su naturaleza animal que clama por ser libre, así el hombre se libera de la opresión que sobre sí ha causado y necesita también reconocer que hay en él más que raciocinio e ideas, que también tiene un cuerpo que merece ser gozado y admitir los placeres carnales que el hombre puede, por naturaleza, disfrutar.

¿Acaso las añoranzas de libertad del hombre son añoranzas de vivir a sus expensas en la basta naturaleza? No considero que sea realmente la respuesta, sino que, por el contrario, vivir en sociedad ha dejado consecuencias malas tanto como consecuencias beneficiosas , de esta manera también, incluso el Marqués de Sade, reconoce que el hombre ha de necesitar vivir en la naturaleza, y no se refiere a abandonar la vida en la ciudad o el campo para irse a la intemperie, sino que, permanecer en su estado actual pero alimentar los apetitos naturales que su cuerpo, tanto como su mente, desean. Aunque, también, en ocasiones el Marqués ha llegado a tales extremos, por ejemplo, en su libro Juliette, condona el homicidio como forma de placer (si la persona así lo desea), pero también alegando que solamente la clase burguesa tiene acceso real a todo tipo de placeres puesto que son los que tienen el sustento económico para poder realizar diversas actividades que el vulgo, realmente no podría costear de manera alguna.

A pesar de que los distintos autores que hemos estado manejando hablan, de cierta manera, mal de la civilización o la sociedad (no siendo iguales), abogan por un cambio, no por la destrucción de ella, sino por una evolución, un cambio en el cual el ser humano pueda ser realmente libre, que no tenga porqué restringir su voluntad ni su naturaleza de manera alguna como, por ejemplo, menciona Freud en su Malestar de la cultura.

1

 Rousseau, Jean-Jacques. El contrato social. Ed. Espasa Calpe Mexicana S.A. México, D.F. Pág. 37.

2

 Morin, Edgar. El método VI Ética. Ed. Cátedra, Madrid. 2009. Pág. 41.

3

 Rousseau, Jean-Jacques. Op. Cit. Pág. 48.

4

 Berlin, Isaiah. La traición de la libertad: Seis enemigos de la libertad humana. Fondo de Cultura Económica. 2004. Pág. 54.

5

 Hasta donde he logrado conocer, sólo me he de referir a las religiones judeocristianas y sus ramificaciones, que esencialmente ocupan gran extensión del occidente terrestre. Sé que existen otras religiones entre nativos tanto del continente americano como del africano, pero de estos no me he de expresar puesto que no conozco realmente usos y costumbres o su sistema de creencias.

6

 Mill, Stuart. Ensayo sobre la libertad. Ediciones Brontes S. L., Barcelona, España. 2011. Pág. 84.

7

 Rousseau, Jean Jacques. Op. Cit. Pág. 51.

8

 Fromm, Erich. Marx y su concepto de hombre. Fondo de Cultura Económica, México, 2011. Pág. 16.

*Publicado en la 5a edición de Revista Paradoxa

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s