EDITORIAL (Diciembre 2012)

communication-head-thumb22774185

En México la hegemonía mediática prevalece sin tapujos. La censura y la desinformación, se han adherido de manera profunda a la vida cotidiana, durante décadas; bajo el caudal económico y político, hoy, los poderes fácticos se encargan de manipular a los medios de comunicación más populares, opacando la crítica al sistema, ridiculizando la lucha social y distrayendo con programación improvisada en la que no sólo se subestima la inteligencia del ciudadano, sino que además se recrean cúmulos de antivalores, con los que se provoca la dañina percepción de que “todo puede estar mal, pero al mexicano no se le acaba el sentido del humor, y está dispuesto a vivir sin quejarse entre la caótica realidad que ha generado deliberadamente El Poder”.

El desapego de la hegemonía mediática, por parte de ciertos sectores de la sociedad, se encuentra en aumento, debido a que nuevas plataformas de intercambio de información y entretenimiento han emergido en la virtualidad. El internet, como vía de acceso a la verdad, se ha antepuesto a lo que hace apenas unos años era casi incombatible (la hegemonía mediática); la red es hoy en día el temor de los poderosos, que en abuso de su condición, no quieren que ciertas verdades salgan a la luz.

Los medios libres guardan un potencial de cambio con valiosa trascendencia histórica, y quizá su desarrollo marcará la transición de un modelo comunicativo obsoleto hacia uno íntegramente prometedor, garante de la Objetividad y la Libertad, permitiendo la emancipación de un periodismo digno y un entretenimiento inteligente, distanciados de los intereses neoliberalistas.

Consumismo y Enajenación, parecen ser en este tiempo, los apocalípticos jinetes que dominan desde la cúspide regente de nuestra contemporaneidad. Las Ciencias Humanas y Sociales concatenadas a la Filosofía, pueden todavía ser pieza clave para entender de manera más plena al Mundo y su contexto, y si partimos de una Razón Vital, como propone Ortega y Gasset, podremos quizás propiciar una transformación que amplíe nuestra dimensión histórica y nos permita superar las diversas crisis por las que atravesamos como humanidad, hecho que sólo puede darse desde la Libertad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s